Columnas

Cuentas Claras...

Del poder y la corrupción

-  Interesante dialogo entre Colberto, ministro del Rey de Francia y la Iglesia     

- Una reflexión que data de hace cuatro siglos y que poco difiere con el hoy 

- Asombran los apellidos más comunes en México, según observación de IFE

Claridades. –  Gran reflexión de la condición humana; el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Esto nos trae a recordar el dialogo entre Colbert, siendo ministro del rey de Francia, llamado también “El Rey Sol”, y Mazarino, quien entonces era Cardenal de la Iglesia Católica. Esto en la aclaración de que sucedió hace cuatro siglos y los elementos eran los mismos, el pueblo, el pago tributario y las justificantes para exigirlo y llenar bolsillos de la ambición.     

Aclarando. – Es así que Colbert abría el dialogo al asentir: Para conseguir dinero, hay un momento en que engañar al contribuyente ya no es posible. Me gustaría, Señor Superintendente, que me explicara cómo es posible continuar gastando cuando ya se está endeudado hasta al cuello.

Claroscuro. – Mazarino: Si se es un simple mortal, claro está, cuando se está cubierto de deudas se va a parar a la prisión. ¡Pero el Estado...! ¡Cuando se habla del Estado, eso ya es distinto! No se puede mandar al Estado a prisión. Por lo tanto, el Estado puede continuar endeudándose. ¡Todos los Estados lo hacen!

Claro que sí. –  Colbert: ¿Ah sí? ¿Usted piensa eso? Con todo, precisamos de dinero, ¿y cómo hemos de obtenerlo si ya creamos todos los impuestos imaginables?

La réplica de Mazarino fue: Se crean otros.

Colbert: Pero, señor, ya no podemos lanzar más impuestos sobre los pobres.

Mazarino: Es cierto, eso ya no es posible.

Clarín. – Colbert: Entonces, ¿sobre los ricos?

Mazarino: Sobre los ricos tampoco. Ellos no gastarían más y un rico que no gasta, no deja vivir a centenares de pobres. Un rico que gasta, sí.

Colbert: Entonces, ¿cómo hemos de hacer?

Claro que no. – Mazarino: Colbert, ¡tú piensas como un queso de Gruyere o como un orinal de enfermo! Hay una cantidad enorme de gente entre los ricos y los pobres. Son todos aquéllos que trabajan soñando en llegar algún día a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a esos a los que debemos gravar con más impuestos... cada vez más..., ¡siempre más!

 A esos, ¡cuánto más les quitemos, más trabajarán para compensar lo que les quitamos!¡Son una reserva inagotable!  

Clarificando. – Sin duda un dialogo por demás interesante para apurar y justificar el tributo del pueblo, más aún si tomamos en cuenta la guillotina que nos representa la Reforma Económica, la que por más que aparente tener tintes de “Chucho El Roto”, nos llevará al desquicio y los resultados serán de más hartazgo tributario y sin freno alguno a la jodidez, peor para aquellos que no están acostumbrados. El incremento inflacionario comparativo a años anteriores, ya es un aviso.

Sabía usted que. – Los apellidos más comunes en los registros electorales y por lo tanto serían los más repetitivos en México, son; Hernández, García, Martínez, López y González. De acuerdo al Instituto Federal Electoral, millones de mexicanos tienen el mismo apellido, ocupando Hernández el primer lugar, seguido de García, luego Martínez, seguido de carca por López y González.

javierclaudio40@yahoo.com.mx