Columnas

PRESENCIA

< Candidatos que todavía no dan “color” < En desventaja partidos que no son gobierno < Las ansias de novillero no hacen un debate

1.- Después de los resultados electorales de 2018 se planteaba una recomposición de todos los partidos políticos, teniendo como referente el nacimiento de un nuevo pensamiento dominante. Hoy después de casi 10 meses de aquella jornada histórica casi todos los partidos están en crisis y eso incluye a Morena, y no sólo en el escenario nacional por la disputa de la dirigencia del partido, sino en Tamaulipas donde están impugnando las candidaturas del 14 Distrito y la 2ª posición plurinominal, además de conflictos en Nuevo Laredo.

            Por otra parte curiosamente el PAN que tuvo luchas internas después de los comicios del año pasado, la muerte del matrimonio Moreno Valle los unió en un solo sentido. También contribuyó a construir un nuevo horizonte el retiro de Ricardo Anaya de la arena azul.

            Las luchas internas de poder, con el consiguiente reparto de culpas en su momento, y en espera de enfrentar el vacío que tendrán en la caja registradora en las elecciones del 2021, construyen el paisaje en el entorno de los institutos políticos perdedores en el 2018, mientras que en Morena se disputan el botín de lo que recibirá cuando se apliquen prerrogativas basadas en la captación de votos del año pasado.

            Además existe el dilema sobre la ideología reflejada en el “chapulineo” de priistas y panistas a Morena; el salto de senadores del PVEM que sin respeto a quienes votaron por ellos se sumaron al bando guinda de izquierda, un extremoso cambio que el electorado deberá tomar en cuenta cuando entregue su voto, son entre muchos otros aspectos la nueva realidad política del país.

            Por lo que respecta a las elecciones que tendrán lugar en Tamaulipas y cuyos candidatos llevan una semana en campaña, definitivamente van cuesta arriba todos los partidos que no son gobierno estatal, federal y municipal, de ahí que están en ventaja los candidatos del PRI, PRD, MC, PVEM, incluso el PT ligado a Morena, pero al no ir en alianza en estos comicios los ponen en un costal aparte.

            La realidad es que resulta muy difícil para el ciudadano confiar en un partido político que no domina ninguno de los escenarios políticos y que no tiene influencia para gestionar las peticiones que les van planteando durante la campaña.

            Tampoco ofrecen certeza de cumplir en las tareas legislativas a favor de la sociedad, porque la experiencia consigna que los grupos minoritarios en el Congreso local, no han sido capaces de asumir un papel de oposición en los 2 años y medio de ejercicio y que hasta ahora lo hacen en aras de su reelección.

            Por eso está en tela de duda las declaraciones de la presidenta del CDE del PRI Yahleel Abdalá Carmona expuestas en Tampico, donde asegura que los candidatos priistas serán contrapeso real en el Congreso del Estado.

            ¿Y por qué no fueron ese contrapeso durante el periodo 2016-2019?

            Este repaso de acontecimientos confirma lo que a simple vista percibe el ciudadano, la lucha electoral se dará únicamente entre el PAN y MORENA, el primero sin problemas internos ni fisuras, y el segundo con conflictos nacionales y en círculos de la dirigencia estatal, ¿será por eso que las campañas observan falta de dirección?

            2.- A una semana de campaña la mayor parte de los candidatos no dan color, no se escuchan sus propuestas salvo raras excepciones y en el caso del Distrito 14 con cabecera en Victoria, hay gran interés por participar en un debate pero no está claro quien lo organizará, las autoridades electorales no tienen esa responsabilidad y las instituciones educativas y colectivos no se ven animados, de tal manera que cabe la posibilidad de que los aspirantes a una diputación local se queden con las ganas de participar en este ejercicio interactivo.

 

            Cierto que fue difícil para los candidatos hacer campaña durante los días Santos, por eso algunos desistieron totalmente, fue el caso de algunos priistas, aunque únicamente Ofelia Garza Pineda del 15 Distrito lo declaró públicamente, Alejandro Etienne del 14 no se le vio por ningún lado. A la vista estuvieron con agenda permanente la candidata del PAN por el Distrito 14, Pilar Gómez Leal y su compañero de partido por el 15 Distrito, Arturo Soto.

            Pilar no desaprovechó ni el Domingo de Resurrección y visitó el tianguis de La Libertad, convivió con las familias que realizan sus compras de la semana, disfrutan antojitos y toman como paseo el recorrido por el centro de abastos.

            La candidata de Acción Nacional además de plantear su propuesta legislativa y reiterar su compromiso de acompañar a los ciudadanos en la gestión de satisfactores a sus demandas, confirmó estar dispuesta a debatir con sus oponentes, en una confrontación de ideas siempre de manera respetuosa, sin golpes bajos, un debate sucio no aporta nada, no construye proyectos, no pone bases firmes para sobre ellas erigir las condiciones para mejorar la vida de los tamaulipecos.

            En la contraparte hay disposición de debatir, lo han expresado los candidatos: de Morena, Nora Hilda de los Reyes; del PRI, Alejandro Etienne;  PMC Paty Pimentel y Arturo “Borrado” Sánchez Garza por el PVEM.

            Por cierto este último es hijo de nuestra querida compañera Cuquis Garza (QPD), quizá Usted la recuerde como conductora del noticiero estelar del Canal 10 donde laboró por muchos años y después columnista en el periódico El Gráfico, su rúbrica final, era “¿cómo la ve?

            La cuestión es que está en veremos la posibilidad del debate.

            3.- Es esta la primera vez que hay respuesta positiva por parte de todos los candidatos, usted recordará que usualmente los que estaban mejor posicionados se negaban a debatir, argumentando falta de tiempo, la realidad es que hablar de debate era pensar en un intercambio de agresiones, una verdadera campaña negra.

            La circunstancia es que hoy, por lo menos en el caso del Distrito 14 con la excepción de Etienne, que fue alcalde y Presidente del Supremo Tribunal de Justicia, ninguno(a) ha tenido un puesto donde maneje un presupuesto, si bien han desempeñado funciones en el servicio público. No presentan talón de Aquiles para ser blanco de ataques.

            La cuestión es ver quien se anima a organizar el debate porque no es función del IETAM o del INE, salvo supervisar que se desarrolle en un marco de equidad. Hay un colectivo que ya se ofreció a coordinar un debate, además de otros organismos que convoca para que expongan sus propuestas pero no se trata precisamente de un debate.

            Los opositores reales del PAN son los candidatos de Morena en todo el estado, esa es la circunstancia; en el caso específico de Victoria, se trata de 2 mujeres que no han despegado del todo, sabemos que hicieron campaña esta semana la maestra Irma Sáenz porque nos llegó la agenda, igualmente Nora Hilda de los Reyes, pero no se han hecho visibles como se requiere para despertar la confianza del electorado.

            Las fracturas en la cúpula de Morena y las que se viven en el círculo estatal de dirección del partido, no han permitido aterrizar en Tamaulipas una agenda que demuestre que están articulados entre sí los 22 candidatos(as) y mucho menos con respecto al centro.

            Los candidatos hacen su lucha desde su óptica, algunos con nula experiencia, porque es su primera vez en una campaña (hay excepciones, es el caso de Irma Sáenz excandidata a diputada federal por el V Distrito) y no es lo mismo haber participado para hacer proselitismo a favor de López Obrador, una figura ya conocida antes de 2018, que partir sin más proyecto que “Haremos historia nuevamente”, una historia que no tiene el protagonista que en 2018.

            Por eso los candidatos(as) de Morena requieren de una conducción, de otra manera el proyecto puede naufragar en su primer intento después de la hazaña de 2018.