Columnas

La Ley de Herodes

EPN, segundo año cuesta arriba…

Bajo un clima de contrastes, este domingo se cumplió el primer año de Enrique Peña Nieto al frente de la Presidencia de la República.

De contrastes, porque pese a los augurios de sus detractores, el Jefe del Ejecutivo Federal logró no sólo asentarse en la primera magistratura del país, sino también ha sostenido un permanente, aunque accidentado diálogo con todas las fuerzas políticas representadas en el Poder Legislativo.

Cabe destacar que de extraña manera, su más acérrimo adversario Andrés Manuel López Obrador, ha mantenido prudente distancia en el escenario político, dedicando la mayor parte de su tiempo y energía nada sencilla tarea de consolidar al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) como instituto político con registro nacional. Muchos observadores esperaban una postura más radical de parte del ex jefe de gobierno capitalino, pero es precisamente hasta este cierre de año cuando anuncia nuevas movilizaciones con motivo del rechazo a la reforma energética enarbolada por el gobierno priísta.

La buena noticia es que Peña Nieto cierra su primer año con acciones en positivo, todas ellas enmarcadas aún en la esfera de lo político: la convocatoria a un gran acuerdo político nacional bajo la denominación de Pacto por México, y el impulso de un paquete de reformas estructurales en tiempo récord parecen ser las mejores cartas de referencia para el mexiquense que logró regresar al PRI a Los Pinos.

Sin embargo, en el frío terreno de los números, la ruta crítica del Presidente Piña pinta el inicio de un segundo año cuesta arriba, ya que los indicadores aún no muestran los efectos del impulso reformista del mandatario.

Un reporte informativo de Terra Networks destaca que durante el primer año del presente gobierno federal, el Producto Interno Bruto cerrará con un crecimiento anual promedio de apenas el 1%, muy por debajo del 3.5 % prometido por el actual mandatario al inicio de su gestión. Obviamente este indicador deriva de un escaso crecimiento en la productividad y en las expectativas de generación de empleos, piezas medulares de la oferta electoral del mexiquense.

El mismo reporte puntualiza que el mercado de valores recibió en su momento con una respuesta positiva la llegada de Peña Nieto a la Presidencia, aunque a la fecha, en términos reales, los rendimientos aún no alcanzan las expectativas planteadas. Se esperaba que para estas fechas, la Bolsa Mexicana de Valores superara la marca de las 48,000 unidades; sin embargo, se ha mantenido en un rendimiento ligeramente superior a los 42 mil puntos.

Otro de los aspectos más controversiales de la política económica del actual gobierno, fue la decisión de haber sostenido la política implementadas por el gobierno de Felipe Calderón en cuanto al precio de los combustibles, como estrategia para allegar recursos a la Hacienda federal con el argumento de  mantener los estándares del mercado internacional de hidrocarburos. Peña Nieto inició su mandato con la gasolina Magna en 10 pesos con 72 centavos; misma que al día de hoy se oferta en 12 pesos con 2 centavos, precio que establece que la gasolina en México es más cara que en los Estados Unidos. Los famosos “gasolinazos” fueron uno de los tópicos que mermaron de manera dramática la popularidad del ex Presidente Calderón; aún así, Peña Nieto tomó la iniciativa de retomar la aplicación de este tipo de “medicinas amargas” para sostener la economía.

Los números en materia de desempleo y gasto público tampoco son halagadores. Al cierre del primer año del presente gobierno se estima que existen en México más de 2 millones 600 mil personas desempleadas, indicador que prácticamente no se movió durante el periodo de referencia, mientras que el gasto público tuvo un decremento del 10.4 por ciento, cuando Felipe Calderón había cerrado su mandato con un subejercicio del 5 por ciento en la inversión gubernamental.

En fin, que en este año, los números duros de la economía todavía marcan un largo camino por recorrer para el actual gobierno federal, como una muestra clara de que aún las reformas de mayor alcance requieren de un periodo pertinente de tiempo para mostrar sus efectos positivos en la población.

Todavía están pendientes dos reformas importantes, la energética y la político-electoral, lo cual enfatiza la afirmación de que el segundo año de la administración de Peña Nieto será clave en la legitimación de su proyecto de gobierno. Veremos y comentaremos.

DE BOTEPRONTO: ¿Tormenta en el paraíso? La alcaldesa matamorense Norma Leticia Salazar Vázquez vivió este fin de semana su primer conato de rebeldía por parte de sus compañeros de partido al interior del cabildo de la heroica ciudad fronteriza.

Los trascendidos periodísticos señalan que la reducción de sueldos y la ausencia en el pago de bonos a funcionarios y concejales panistas han sido la nota que ha marcado el desencanto en la naciente administración blanquiazul, donde se requerirán importantes esfuerzos para encontrar el punto de equilibrio entre la innegable popularidad de la alcaldesa y la necesaria construcción de consensos para sacar adelante la agenda política y social de Matamoros. Será cuestión de tiempo verificar su fue acertada la decisión de Luis Ernesto Biasi de pedir licencia como regidor para hacerse cargo de la Secretaría de Desarrollo Social del municipio. Finalmente no es lo mismo un aliado en el gabinete que un voto en el cabildo. Al tiempo…

Gracias por sus comentarios. Le espero de lunes a viernes en los espacios informativos de Informativo RG en el 840 AM, para el Valle de Texas y la frontera norte de Tamaulipas.

Correo electrónico: miguelangelisidro@hotmail.com

Twitter: @miguelisidro