Columnas

La Ley de Herodes

YARRINGTON, OTRA VEZ…

El pasado 3 de septiembre, el procurador Jesús Murillo Karam concedió una entrevista al periodista Carlos Loret de Mola para el matutino televisivo Primero Noticias. A pregunta expresa del comunicador yucateco, el fiscal de la Nación habló de las investigaciones que la administración de Felipe Calderón inició contra los ex gobernadores Tomás Yarrigton, de Tamaulipas y Humberto Moreira, de Coahuila, sobre delitos relacionados con narcotráfico, delincuencia organizada y enriquecimiento ilícito: “Por lo que toca a la Procuraduría General de la República, antes de que yo llegara, habían ya mandado a archivo los expedientes”.

Casi exactamente tres meses más tarde, el gobierno de los Estados Unidos confirma la existencia de una acusación penal en contra de Yarrington Ruvalcaba, en un expediente que incluye al empresario Fernando Cano Martínez, matamorenses ambos. En un procedimiento que resume varios años de investigación, se acusa al ex mandatario y su presunto socio de narcotráfico, extorsión, lavado de dinero y colaboración con cárteles de la droga, y de fraude, en el caso específico de Cano Martínez. A ambos personajes se les estableció en el estatus de prófugos de la justicia norteamericana.

El asunto no es para nada menor. Desde 2001, cuando se suscitó la detención del quintanarroense Mario Villanueva Madrid, no se registraba un expediente tan delicado en contra de un ex gobernador, tomando en cuenta la prevalencia de expedientes penales en México y Estados Unidos.

Curiosamente, y contrariando a las declaraciones del procurador Murillo, el propio abogado defensor de Yarrington, Diego Hernán Arévalo Pérez reveló el pasado 25 de octubre que el expediente de su cliente no solamente no estaba archivado, sino que la orden de aprehensión girada en su contra por la justicia federal seguía vigente.

En esa fecha, el litigante confirmó que el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal declaró sin fundamento el recurso de queja que presentó el ex gobernador tamaulipeco, a través del cual pidió entrevistarse con los testigos protegidos que aportaron los elementos acusatorios de su causa, con la clara intención de saber quién orquestó la persecución en su contra.

Los magistrados denegaron dicha petición, así como la solicitud de amparo formulada por la defensa de Yarrington en contra de la orden de aprehensión en su contra.

Cuestionado sobre las anteriores declaraciones del procurador Murillo Karam, en el sentido de que el caso del ex mandatario había sido archivado, el abogado Arévalo Pérez respondió llanamente: “La verdad jurídica no es así. Ya se hubiera sobreseído el amparo”.

El escenario venidero tiene múltiples vertientes. A la fecha, el fiscal Murillo no ha explicado sobre qué bases legales afirmó que el caso Yarrington estaba cerrado. La persecución de la justicia estadounidense contra el ex gobernador priista pone en tela de juicio las afirmaciones de la presente administración federal en el sentido de que el ex presidente Calderón y su entonces fiscal Marisela Morales manipularon expedientes judiciales contra connotados cuadros del PRI con fines político- electorales.

En Tamaulipas se anticipa una nueva campaña mediática del PAN en contra de los ex gobernadores priistas. No se requiere ser adivino para anticipar que los blanquiazules incluirán en el baile, por supuesto, al senador en funciones Manuel Cavazos Lerma y al victorense Eugenio Hernández Flores, muy a pesar de quienes vieron en la reaparición de “Geño” la señal de una recomposición de fuerzas en el PRI- Tamaulipecos.

Los detractores del tricolor en Tamaulipas no necesitarán tener la razón jurídica para lanzar sus misiles, como fue evidente en los dos procesos electorales pasados. Será interesante verificar cuál será la estrategia de contingencia y cómo los operadores del cuarto de guerra oficial emprenderán el control de daños. Esto apenas comienza.

DE BOTEPRONTO: Pues nada, que el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador comprobó su condición terrenal al ser hospitalizado de urgencia por un súbito infarto al miocardio, que sus nerviosos colaboradores han tratado de matizar para no contravenir al popular “Peje” en  su auto declarada condición de “indestructible”.

Paradojas de la vida… apenas el domingo pasado AMLO se despidió de miles de sus seguidores que abarrotaron el zócalo capitalino con un llamado a las movilizaciones de rechazo a la reforma energética con un emotivo “¡Nos vemos en los cercos!”, y ahora resulta que los verdaderos “cercos” los tenía... ¡en sus coronarias!

Gracias por sus comentarios. Le espero en los espacios noticiosos de Informativo RG por el 840 AM, cubriendo la frontera norte de Tamaulipas y el Valle de Texas, y el próximo viernes, en este mismo espacio.

Correo electrónico: misidro@rcommunications.com

Twitter: @miguelisidro