Columnas

PRESENCIA

• Los reproches a Ochoa Reza • Cabildo da posesión a cronista • Corrupción e incompetencia

1.- El malestar contra Enrique Ochoa Reza, presidente del CEN del PRI va en aumento. La característica de un liderazgo es que las decisiones tomadas desde la dirigencia se asumen por los correligionarios sin chistar, lo cual no está ocurriendo.

            En Morelos el malestar se desbordó cuando EOR nombró presidente provisional del partido a Fernando Charleston Hernández, extesorero de Javier Duarte en el Gobierno de Veracruz, además de hacerlo sin consultar al priismo de esa entidad, fue una designación centralista y unipersonal.

            Eso fue el 15 de junio pasado, ahora en Chihuahua las cosas van por el mismo camino a favor de Omar Bazán, motivo por el cual la senadora Lilia Merodio Reza (la cuña para que apriete, tiene que ser del mismo madero) se lanzó a la yugular de Ochoa, al que sugirió que presentara su renuncia, porque no conoce la vida interna del PRI, ni de su militancia, “porque no ha sido ni regidor”.

            Con estos dos antecedentes, el priismo tamaulipeco desde ahora debe saber a qué atenerse. Está comprobada la falta de interés de Enrique Ochoa que nunca se dignó a sostener un encuentro formal con el priismo de esta entidad.

            Incluso mintió cuando a nivel nacional dijo que había sostenido encuentro con la militancia de todo el país, porque aquí sólo asistió al VI Informe de Egidio Torre Cantú y recibió a los diputados federales encabezados por la presidenta Aída Zulema Flores Peña en el confort de su despacho del Comité Ejecutivo Nacional.

            Veremos qué clase de Delegado Nacional envía a Tamaulipas, ojalá no sea otro socio de Duarte.

            2.- Ciudad Victoria ya tiene nuevo Cronista de la Ciudad en la persona de Francisco Ramos Aguirre, en el concurren además de una formación académica como historiador, su pasión por la cultura, experiencia como investigador y vínculos con los medios de comunicación, esto en conjunto garantiza desde ahora no sólo un trabajo eficiente, sino además de difusión de las raíces victorenses en nuestra sociedad.

            Este nombramiento fue aprobado por el Cabildo que ayer mismo le tomó protesta a Ramos Aguirre.

            En ese mismo tema, ignoramos que proyectos de operación y colaboración tenga el nuevo cronista, ojalá abra espacios a la sociedad civil, a los victorenses mayores de edad que pueden aportar mucho a nuestra historia y tradiciones.

            Le espera al nuevo cronista mucho trabajo, porque en los últimos años han surgido nuevas instituciones, cuyos cimientos deben de ser inscritos desde ahora, porque mañana serán historia. De la misma manera hay edificios cerrados, abandonados que en algún momento fueron escenarios de capítulos interesantes, todos en conjunto son el presente y pasado reciente que hay que consignar para el futuro que viene a nuestro encuentro.

            3.-La corrupción e incompetencia son los grandes males de este país, ambas características están presentes en un episodio ocurrido en Altamira y que fue muy difundido, en el cual un joven compró 235 desodorantes por un total de 39 pesos, gracias a un error del propio almacén al publicitarlo a un bajo costo y desde luego con apego a la ley, la PROFECO le da la razón al comprador.

            La cajera no quería cobrarlo porque indudablemente se trataba de un error, lo cual saltaba a simple vista. Malamente y sin el menor recato el cliente practicó la compra a sabiendas de que era un robo, un acto de dolo. Lo lamentable es que la nota periodística no menciona el nombre del autor de este abuso, y es una lástima porque la sociedad tiene derecho a saber quién es esta persona que actuó abusivamente.

            Seguramente si Usted supiera quien es, no le daría empleo, no le permitiría a sus hijos(as) relacionarse con alguien así, quizá no le rentaría una vivienda, en fin, no es de fiar, no tiene valores, ni el más mínimo recato para practicar un asalto, un auténtico “robo en despoblado” (circunstancia agravante).

            Desde luego en la contra parte está otro responsable del acontecimiento, producto de la ineptitud, la falta de atención y por tanto de compromiso en su desempeño laboral. De ellos hay muchos en el sector productivo, están presentes en los indicadores de accidentes de trabajo y del bajo rendimiento, todo ello se traduce en pérdidas. Ese es nuestro México lindo y querido.