Columnas

PRESENCIA

• El PRI y los acuerdo de Campeche • Dedazo o cabildeo para Tamaulipas

1.- Seguramente el PRI con el agua al cuello no le quedó otra que abrir sus puertas a ciudadanos externos, las diferentes encuestas realizadas en los últimos meses lo ubican en un tercer lugar de aprobación con un 17 %, frente a sus dos principales adversarios MORENA con un 28 % y el PAN con 23 %.

            Con lista de exgobernadores enjuiciados en los tribunales, o tras las rejas o en proceso de extradición. No son todos, pero si los suficientes como para no resultar las mejores ofertas electorales en el 2018.

            La determinación tomada en Campeche, de abrir las puertas del partido a un candidato ciudadano que pueda ser abanderado para la Presidencia de la República dejó molestos a una buena parte de los delegados a la Mesa Nacional de Estatutos, misma en la que hubo presencia del priismo tamaulipeco.

            Para algunos esta medida tiene dedicatoria para José Antonio Meade, para otros representa restar posibilidades a quienes tienen militancia y para otros es la aceptación de que en el 2018 el PRI requiere de un elemento sin vínculos cercanos al Presidente Enrique Peña Nieto para abrir mayores posibilidades de ganar o de captar más votos, lo que tiene que ver con sus prerrogativas.

            Aunque es una propuesta que deberá aprobarse en la Asamblea Nacional, se da por hecho que sea una realidad que vendrá a cambiar el rumbo del PRI, afecta y molesta a los intereses de grupo, pero es cuestión de cabildear con cada uno de estos sectores unificados en torno a un liderazgo.

            Los más afligidos son los del grupo de Miguel Ángel Osorio Chong, al que se le ha creado un posicionamiento que en teoría no tiene Meade, eso de acuerdo a las encuestas que por encargo se han venido realizando en diferentes tiempos.

Con José Antonio Meade cuadran los del círculo de Luis Videgaray.

            Desde luego no todo está dicho; cuando sea aprobada por la Asamblea Nacional esta iniciativa, que quita candados como el exigir 10 años de militancia (que seguirán vigentes para los priistas, más no para los externos), no obliga a elegir un candidato ciudadano, sólo abre la posibilidad.

            Son los nuevos acuerdos que construirán un escenario diferente para el 2018, siempre en aras de ganar, ganar.

            2.- Sería ingenuo pensar que el CEN del PRI no va a influir en la decisión de unidad que se vislumbra en la competencia por el Comité Directivo Estatal de Tamaulipas;  será el corolario para llevar al registro a uno de los siete aspirantes a presidir el partido. Tiene que hacerlo porque es parte de su responsabilidad  y aún con la indiferencia que ha manifestado para Tamaulipas, en el 2018, así sea medio punto porcentual de votos la aportación de esta entidad, esto contará en la suma total para definir resultados en la lucha por Los Pinos.

            Hoy viernes en la ciudad de México puede salir humo blanco, producto del cabildeo con los 7 actores de este episodio. No se trata de trayectoria, ni de habilidades que son reconocidas en cuando menos una terna de los prospectos, sino de considerar quien puede sumar en aras de fortalecer al partido, y quien puede restar, o contribuir al desgaste del partido.

            Para tomar esta decisión seguramente se habrá estudiado perfectamente al grupo adversario principal de la contienda en el 2018, su estilo de combate; cual ha sido el recurso utilizado en los procesos electorales anteriores, para no ofrecer el blanco perfecto, sino todo lo contrario, el que puede darle la batalla sin sufrir desgaste y desde luego que no traicione al partido por conflicto de interés personal.

            El lunes próximo (14 de agosto) durante dos horas estará abierto el registro de candidatos que hubieran logrado recabar el apoyo de uno de los sectores, o tres de las organizaciones o la firma del 20 % de los consejeros, que sería un aproximado de 114, y que se redondea en 120 para mayor certeza. Si la totalidad de los 576 consejeros otorgara su voto a alguien, en un hipotético orden solo alcanzaría para cubrir el requisito de 5 de los siete, es lógico pensar que en mayor o menor grado todos obtendrán alguna de estas rubricas, pero que serán muy pocos, dos o tres los que obtendrían los 120 ideales.

            Algunos como Oscar Luebbert y Sergio Guajardo calculan obtener más de 200 firmas, lo cual puede influir a la hora del cabildeo, aunque  no tienen correlación con el voto manifiesto en su momento en el Consejo Político Estatal. La firma no es igual al voto, son manifestaciones independientes.

            Anima a Alejandro Guevara Cobos el desgaste que ha tenido en los últimos días Oscar Luebbert, en eso cifra gran parte de sus posibilidades. Su solicitud de licencia es por un plazo que le permitirá regresar en un momento dado. Porque aunque legalmente no se contraponen las funciones, si ha sido condicionado el dedicar tiempo completo al partido en esta ocasión.  

            Así están las cosas en vísperas de la Asamblea Nacional Tricolor