Columnas

Cuentas Claras...

Participación ciudadana, no hay

· La no participación ciudadana en los gobiernos, cada vez más marcada

· Gran fracaso la creación del fallido Consejo Coordinador Ciudadano..

· Evidente el descrédito la ciudadanía; ¿propiciado esto por el gobierno?     

 

                   Claridades. – La participación ciudadana en el Gobierno Municipal no existe, dista de ser una realidad que logre cumplir los beneficios que van desde el manejo y aplicación de los recursos hasta la realización de proyectos que permita una dinámica continua de desarrollo de nuestra ciudad. Tal vez el más reciente y fallido intento por tener la participación ciudadana dentro de nuestro Gobierno Municipal fue cuando en la administración de Horacio Garza Garza se creó el Consejo Coordinador Ciudadano.

Claro que no. – Nada pasó; pero asomémonos un poco atrás, cuando integrado el Consejo Coordinador Ciudadano (CCC), teniendo al frente a ciudadanos como Gerardo González Juaristi y Carlos Montiel Saeb, comenzó a realizarse el trabajo que debería ser, esto es transparentar ante la población toda actividad de Gobierno. Se tocaron intereses y comenzó de pronto a menguar la actividad, donde de pronto se veía sentado en banquillo toda duda sobre autoridad de gobierno.

Clarín. – A mediados de la década de los ochenta se decía de los municipios que, "han sido los pequeños y ubicuos olvidados de la vida nacional contemporánea". Pero hace más de quince años, a principios de los noventa, un grupo de académicos e investigadores se interesó por aquellos espacios locales en los que sería posible lograr los cambios que en otros niveles no era posible conseguir. La intensión de la transparencia de los gobierno a través de los comités ciudadanos, era plena.

Claroscuro. – El CCC, casi a punto de resquebrajar, de pronto fue abandonado por Gerardo y Carlos, atraídos por “quisquillosos” ofrecimientos dentro del mundo de la política hasta llegar a aquél a ser presidente del PRI local y el otro candidato.  Estaba dado el fracaso de aquél Consejo, cuyo reglamento interno se encuentra publicado en el Periódico Oficial número 95 de fecha 27 de Noviembre de 1999 y destaca directamente la necesidad de involucrar al ciudadano para alcanzar un mejor gobierno.

Claro que sí. – Surge el cuestionamiento; ¿está desacredita la ciudadanía por sus “extraños” comportamientos para tener participación en un Gobierno Municipal o es este quien se ha encargado de contaminarla para restarle fuerza. Tal vez sean ambas cosas, si vemos el fracaso del CCC, la imposición de presidentes en el Consejo de Instituciones para componenda de lisonja de acciones estratégicas de trienios anteriores. Otros organismos ciudadanos desacreditados serían Canaco y  Canacintra.

Aclarando. – Se justificaba hacer surgir el CCC al considerar que “es necesario coordinar las acciones de los ciudadanos y sus organizaciones, tendientes a lograr una mejor convivencia en lo individual y en lo colectivo, mediante la promoción de actividades que permitan lograr seguridad pública y la mejor utilización posible de los recursos sociales, así como concebir, planificar y difundir un proyecto de ciudad, a mediano y largo plazo que tenga como ejes esencial es el desarrollo armónico de sus habitantes y  la prosperidad cultural y económica de la ciudad”.  Excelente la intención.

Clarificando. – Otro punto del CCC, destacaba; “Que es urgente vincular en forma directa y permanente a la ciudadanía y las Instituciones Civiles de Nuevo Laredo, Tamaulipas, con los Gobiernos Municipal, Estatal y Federal, para que expresen y promuevan sus conceptos y objetivos de carácter social, en forma independiente a las organizaciones políticas y, tomando en cuenta que para lograr dicho objetivo es necesario establecer una estructura que permita una forma de organización permanente e independiente que cuente con el apoyo material para su sustentación”.

Sabía usted que. – Un efecto de la falta de participación ciudadana o bien su participación clara es que en la terminación del sexenio de Egidio Torre Cantú, el Gobierno del Estado retiró 300 millones de pesos de la cuenta de Fideicomiso del Puente III del Comercio Mundial, fondo que según estaban destinados para obras que fueran requeridas del cruce de acuerdo a las necesidades del crecimiento de la demanda del comercio internacional. Trascendió el retiro del monto total sin que jamás haya existido aplicación alguna, más no así lo que generó en intereses el dinero depositado en una cuenta bancaria que sólo el Estado manejó.      

javierclaudio40@yahoo.com.mx