Columnas

PRESENCIA

< El INAI bajo la lupa, ha solapado corrupción < Avanzada de AMLO cierra llave al Conacyt < UAT firma convenio y renueva compromiso social

1.- Le llegó su turno al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), nos referimos a la “chifleta” muy al estilo del Presidente Electo: “Ganan como 250 mil pesos mensuales los consejeros y ¿qué han hecho?, ¿Han evitado la corrupción en México? Al contrario, cuando se fundó ese instituto, decidieron mantener en secreto lo que se condonó de impuestos a los grandes contribuyentes y hace poco ese mismo instituto de la transparencia resolvió mantener en secreto el caso Odebrecht… ya no más farsa”.

            En este tópico hay mucho de razón, ni siquiera tenemos idea de los beneficios que la institución en este caso en Tamaulipas está proporcionando año con año. Cuantas solicitudes ha contestado, y además se enojan porque es la prensa la que más gestiona información, sin considerar que los periodistas son los interlocutores naturales entre la sociedad y las instituciones públicas, intentan responder a los cuestionamientos que se hace el ciudadano común.

            La reprimenda también le llegó a las fiscalías especiales, “que son aparatos que muchas veces sólo sirven para disimular y a final de cuentas no hacen nada”. Fue más lejos al señalar que se han creado muchas dependencias, instituto y al final sólo han servido para tratar de legitimar la corrupción, el autoritarismo y la represión”. Desde luego no se refirió a la FEPADE.

            La cuestión es que las tijeras presupuestales están afiladas, tanto así que hasta el Conacyt acaba de recibir oficio de la próxima directora de ese organismo, para solicitar la suspensión de las convocatorias que estén abiertas y contratos que puedan afectar y comprometer el presupuesto de 2019 y subsecuentes.

            Son nuevos tiempos que pueden traer cosas positivas y otras no tanto, pero ya están a la vuelta de la esquina, faltan sólo 50 días para que se instale el nuevo gobierno, que nos presenta desde ahora muchas sorpresas.

            2.- Nunca como ahora la Universidad Autónoma de Tamaulipas está respondiendo a las demandas sociales y a las que presentan las instituciones gubernamentales en lo tocante a profesionalizar puntos clave del sector público, al mismo tiempo que los apoya con trabajos de investigación y la concurrencia de universitarios en su prestación de servicio social.

            Un tema de suma importancia es el de los Derechos Humanos y este jueves estará firmando un convenio que permitirá trabajar en coordinación con la CNDH para el desarrollo de programas de Maestría y Doctorado en esa temática.

            Curiosamente la historia de los Derechos Humanos en nuestro país nació primero en la UNAM (1985) y su impulsor fue el rector Jorge Carpizo (más tarde fue él el primer ombudsman del país). Los DH fueron creados en la universidad  no sólo como una asignatura sino como un ente promotora de un estado de bienestar para los universitarios a través de su práctica.

            Cuarenta y tres años después, y bajo la gestión del rector Andrés Suárez Fernández se creó por primera vez una oficina de Defensoría de los Derechos Universitarios, de la que es titular la Doctora en Derecho, María Taydé Garza Guerra una especialista en Derechos Humanos.

            No está de más comentar que en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 del Gobierno Federal se incluyen los Derecho Humanos de manera transversal en todas las prácticas del servicio público, lo cual no se logró cumplir del todo. El principal obstáculo es la falta de capital humano con la formación adecuada.

            Es ahí donde adquiere importancia el compromiso de la máxima Casa de Estudios de Tamaulipas al haber sido distinguido junto con las universidades de Guanajuato, Tlaxcala, Baja California y Campeche para integrarse a la Red de Temática Interinstitucional de Posgrado que coordina la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Un tema en el que falta especialistas, no abundan los libros de texto y representa un reto la formación de capital humano en esta etapa del Siglo XXI.